reckeweg_Logo   rec1-1
rec3

 

Reseña Histórica

Super User

Eficacia sin efectos secundarios

S_04_BILD_8 peqDentro de los principios básicos de la homeopatía, el Dr. Hahnemann propuso un tercer principio no menos importante: y es que una misma sustancia tiene propiedades toxicológicas y terapéuticas, específicamente señaló que la administración de altas dosis de una sustancia pueden provocar síntomas patológicos e incluso lesiones anatomopatológicas sobre un tejido u órgano, pero esta misma sustancia puede favorecer una respuesta fisiológica de defensa orientada a eliminar los efectos causados por un agente etiológico determinado.  Entonces diremos que la homeopatía proporciona las sustancias en dosis necesarias para mantener un estímulo de la actividad celular u orgánica específica o bien un estímulo a la reactividad del sistema en su conjunto, pero evitando los efectos toxicológicos de las sustancias utilizadas.

Eficacia sin efectos secundarios

 

 

 

Homeopatía -este término derivado del griego homoios (similar) y pathos (enfermedad) se refiere a un sistema terapéutico completo que estimula de manera suave y continua los esfuerzos naturales y regenerativos del organismo.


Hasta la aparición de la industria química y la fabricación de medicamentos sintéticos que vinieron de la mano de la revolución industrial, las enfermedades eran tratadas exclusivamente aplicando métodos terapéuticos basados en la naturaleza.  Sin embargo, los tratamientos con medicamentos de fabricación química fueron consiguiendo cada vez mayor importancia.  Solamente los efectos secundarios que se presentan en los pacientes cada vez con mayor frecuencia dan ahora lugar a un escepticismo creciente respecto a estos últimos métodos terapéuticos.

 

La homeopatía nació hace más de 200 años basada en las experiencias que su genial fundador, el médico y naturalista alemán Christian Friedrich Samuel Hahnemann (1755-1843), quien recopiló experiencias y fundamentó durante cuarenta años de investigación, las bases de la terapia homeopática moderna.


La primera premisa fundamental de la homeopatía se puede extraer de la sentencia latina “Similia similibus curentur”, que significa “que los semejantes sean curados por los semejantes”.  Este concepto terapéutico fue reconocido y utilizado desde los principios de la medicina con Hipócrates (s. V a.C.) y coexistió durante muchos siglos con el principio contrario, que sería usado por Galeno (s. II) como único método terapéutico: “Contraria contrariis oponenda” que supone la administración de medicamentos cuya acción es opuesta a las manifestaciones propias de la enfermedad.

 

 

 

El mismo Paracelso (x. XVI) recomendaba la utilización de karenas o dosis mínimas de las sustancias que provocan en individuos sanos la sintomatología que presenta el paciente.  Desde el punto de vista moderno, la homeopatía puede describirse como una terapia de estimulación de las defensas del organismo para contrarrestar los desbalances fisiológicos que dan lugar a la aparición de los “síntomas patológicos” propios de una enfermedad y al posterior proceso degenerativo que afecta las estructuras anatómicas de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo humano.


Unido inherentemente al principio de similitud citado anteriormente, encontramos otra premisa fundamental de la homeopatía, y es que cada individuo presenta formas de reaccionar diferentes a un estímulo determinado y localizaciones específicas distintas de dichas reacciones debido a sus características biológicas particulares.

Para comprender este principio, la homeopatía afirma que la “enfermedad” no es más que la respuesta del organismo para buscar el equilibrio biológico que se ha perdido ante una causa perturbadora.  Este principio conduce indefectiblemente a la individualización de la terapéutica en homeopatía, ya que cada individuo presentará modalidades reactivas propias y lugares de resistencia menor (locus minoris resistentiae).  Es por ello que la investigación sistemática y profunda de la acción patogenética de las sustancias en homeopatía es base fundamental para el desarrollo de medicamentos de alta eficacia hoy en día.

De allí que las combinaciones de los medicamentos complejos de la farmacéuticaDR. RECKEWEG Bensheim, y específicamente la serie de medicamentos Gastreu® han sido cuidadosamente formulados según las experiencias investigativas y la sintomatología de cada enfermedad.  Apoyada en este concepto, la farmacéutica  DR. RECKEWEG Bensheim ha logrado formular una considerable gama de medicamentos altamente confiables y seguros, y ha facilitado enormemente la elección de los medicamentos en la terapéutica médica, debido a que el campo de acción de cada uno de ellos es generosamente amplio.

 

Este principio fue estudiado y demostrado por los biólogos Hugo Schulz (1853-1932) y Rudolf Arndt (1835-1900), quienes dejaron claro en sus enunciados que mientras las pequeñas excitaciones (dosis) provocan o aumentan la actividad fisiológica vital de las células, las excitaciones (dosis) fuertes detienen o destruyen dicha actividad fisiológica vital. 

De allí que los medicamentos fabricados por la casa farmacéutica DR. RECKEWEG sean bien tolerados y prácticamente carentes de efectos secundarios importantes en el tratamiento de “enfermedades” agudas y crónicas sin sacrificar la eficacia de la terapéutica.

 En la historia de la medicina moderna encontramos hechos que han dado lugar a grandes avances en el campo de la inmunología, la alergología y la vacunación, utilizando sistemáticamente este principio de la inversión de los efectos de una misma sustancia de acuerdo a la variación significativa de las dosis.

 En el campo de la microbiología, se aplica consistentemente la administración de distintas formas de organismos patógenos (especialmente virus) que no tienen la capacidad de producir determinada enfermedad, pero si de inducir la formación de anticuerpos.  


Más allá del campo microbiológico, la medicina convencional ha utilizado este principio en sus aplicaciones terapéuticas documentando acciones farmacológicas que se invierten según la dosificación de las sustancias, como por ejemplo las sales de mercurio que fueron utilizadas desde 1919 como diuréticos por más de 30 años, las que en cantidades toxicológicas provocan oliguria; la emetina, alcaloide contenido en algunas plantas rubiáceas, es utilizado en el tratamiento de la disentería amebiana, sin embargo una sobredosis induce el vaciado gastrointestinal en forma de violentas diarreas coleriformes y vómitos (de allí su nombre); la digitalina, un glucósido obtenido del digital común actúa regularizando el ritmo cardiaco mediante el aumento del tono del músculo cardiaco y la disminución de la frecuencia cardiaca prolongando de esta forma el período de relajación entre sístoles, pero si se ingiere alguna cantidad mayor del glucósido, se provocan arritmias cardiacas y trastornos del pulso.

presentacionLa alergología, como ya se anotaba anteriormente, usa el principio de similitud y el principio de la infinitesimalidad en sus métodos terapéuticos modernos.  

Debemos apuntar entonces, que la homeopatía como método terapéutico de la medicina se fundamenta en principios terapéuticos y biológicos vigentes que son utilizados en muchos otros métodos terapéuticos de la medicina convencional, pero que según los enunciados de Arndt y Schulz actúan estimulando o fortaleciendo las reacciones inmunológicas del organismo mediante concentraciones débiles en lugar de suprimir o inhibir mecanismos fisiológicos de defensa mediante estímulos fuertes que progresivamente han de ser intensificados.

fecha2fecha1